Cómo me preparo para hacer una clase de baile

Pues es una pregunta que nos hacéis a menudo y es lo más normal del mundo, ya que si nunca has tomado una clase de baile, ¿cómo sabes qué preparar o cómo vestirte para bailar?

Pues bien, si ya tienes tu espacio preparado tal y como ya explicamos en este artículo, queda ir a por la ropa de baile y esos otros pequeños detalles que harán de tu clase una experiencia perfecta.

Piensa qué estilo de baile quieres hacer

No es lo mismo vestirse para una clase de danza contemporánea que para una clase de heels. En la primera necesitarás llevar ropa cómoda pero que tape las extremidades y en la segunda tacones para bailar. 

Decide qué clase es la que vas a tomar en este momento y prepárate la ropa que encaje más con el estilo que vas a bailar. 

La ropa más adecuada para cada estilo la encontrarás en este artículo.

Recuerda también que el calzado es muy importante y dependerá del suelo que tengas el uso de uno u otro.

Escoge correctamente el nivel

Si no tienes ni idea por ejemplo de dancehall lo más sensato es empezar por clases de iniciación, aunque no pasa nada por echar un vistazo a las más avanzadas. Todo dependerá de tu “background” de danza, ya que si ya bailas otros estilos similares quizás te es más sencillo que a alguien que no ha bailado en su vida y decide iniciarse saltándose los básicos. Puede ser hasta peligroso.

Los niveles en Rebaila son amplios ya que están divididos en básico, intermedio y avanzado, por lo que el umbral entre niveles puede ser elevado y dependerá de cada disciplina y profesor. Al ser clases de baile que puedes ver en cualquier momento, usa los capítulos para ver la demo inicial de la coreografía y valorar si está dentro de lo que consideras un nivel asumible para ti, de esa forma no te tragarás toda la clase sin saber si te interesa o no. 

Enfócate en disfrutar

Muchas veces nos exigimos demasiado a la hora de aprender cosas nuevas y es importante centrarse en disfrutar de la clase

No importa si te equivocas, si no entiendes un paso… Siempre puedes volver a hacerlo al día siguiente, ¡recuerda que has venido a aprender cosas nuevas! 

Salir de la zona de confort es un reto, pero si no lo haces tampoco subirás de nivel y te quedarás estancado/a en lo que ya conoces. Te animo a seguir adelante y practicar esa clase atravesada hasta que la consigas, ¡tu puedes!

Prepara los últimos detalles

Una toalla si estamos en verano, un botellín de agua (imprescindible), muchas ganas de aprender… ¡y a brillar! ✨

Enciende el equipo y ponte a bailar como si no hubiera un mañana, prueba nuevos estilos, enlaza clases… Y sobretodo no te saltes el calentamiento si es la primera clase y los estiramientos si es la última, tu cuerpo lo agradecerá y prevendrás posibles lesiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *